sábado

El Regreso

Vuelve. Como las golondrinas, vuelve.
(Lamina "El Regreso" - Peter Quidley)

Soy muy afortunada. Hay quien sueña de forma permanente con el regreso, un regreso que nunca llega porque el que partió, habitó otras dimensiones. Porque hizo su nido en el lugar del que nunca se vuelve.

Sé que ésa es la diferencia entre ella y yo. Su espera será perpetua. La mía se termina.

Y aunque jamás pueda yo sentir lo que ella siente en su más profundo interior, sé que su dolor no terminará nunca, ni su incomprensión ni su incertidumbre, ni su desesperación, porque ese desconocido lugar no tiene sendero de retorno.

Si tuviera el don de alterar el ritmo del reloj vital, si tuviera mandato para cambiar lo establecido, en estos momentos me cambiaría por ella, y no para sentir lo que ella siente, sino para darle la alegría de que su espera, como ahora ocurre con la mía llegó a su fin.

Sí, soy afortunada porque vuelve, no importa que sea o no para permanecer a mi lado. Me conformo con sentirlo cerca. Como ayer, como antes, como….

4 comentarios:

Gata Negra dijo...

Se aprende a vivir con el dolor que supone la espera de alguién que de antemano se sabe que no volverá. Y entonces el dolor será tan familiar que casí no lo sentirá.

Un besito

La terapia de Rafaela dijo...

el reencuentro tan deseado, tan esperado y tan soñado... se resuelve en un instante de alegría o de desilución. bss

María dijo...

Me gusta tu blog y tus poemas.

Saludos.

Angelus dijo...

Cuanta belleza y nostalgia trasmiten tus letras. Una hermosa agonía. Un hermoso testamento.

gran post, todo un placer de sentimientos.


felicidades!!!

LinkWithin

Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin