miércoles

Vergüenza

(Oleo "La Espera" -Herbel Alonso)

Algunos días, como hoy, en lo que percibo que todo lo hago mal, que nada bueno se desprende de mi persona, es cuando más a flor de piel tengo los sentimientos.

Hoy la vergüenza hacia mí misma está en su más alta cúspide. Y esa vergüenza es provocada por la percepción, tal vez el conocimiento, de que los demás se avergüenzan de mí.

Siempre me he sentido poca cosa, por no decir “nada”. Nunca me he valorado, y si lo he hecho, ha sido pocas veces y escondida tras algo ficticio. Si en algún momento, como hoy, inconscientemente me revelo y trato de hacerme valer, con o sin motivo, la caída interior es tremenda. Una mezcla de arrepentimiento, vergüenza e impotencia por no haberme sabido controlar, o por ser incapaz de volver el tiempo atrás para borrar lo ocurrido, me llena de pies a cabeza.

Así estoy. Lloro y busco desesperadamente un agujero donde esconderme.

Sé que siempre he sido así. Y lo peor es que pienso que ya siempre será así.

6 comentarios:

Gata Negra dijo...

LLega un momento en el que te sientes tan "maltratada" por la vida, que aprendes a ser un poco más insensible y de repente de dás cuenta que ya no eres la que eras. La experiencia y la impotencia nos cambia, lamentablemente, para mal.

La terapia de Rafaela dijo...

Se va gata negra!!! hay que convencerla a que siga o a que cambie y ponga otro blog... ayuda!!!! hagamos una campaña... bss (mañana vuelvo a comentar tu entrada

La terapia de Rafaela dijo...

hola! vengo a comentar tu entrada, la vergüenza es una emoción primaria que algunos acontecimientos en nuestra vida mueven, activan.
Pero por lo que pones supongo que estaría bien trabajar la autoestima y el autoconcepto.

bss

Juan Marq dijo...

Gracias por compartir tus palabras conmigo, amiga. Es de agradecer que gente con tu sensibilidad se fije en lo qe a veces intentamos plasmar. Juan Marq

Aheri dijo...

Es una caracteristica humana, equivocarse, caer y avergonzarse por ello. Incluso yo, en mi corta vida he tenido momentos como el que describes aqui. Pero cuando se disipa un poco el remordimiento, tomo la poca fuerza que me cubre en ese momento y me digo que arrepetirse es inutil, solo queda mirar adelante con la esperanza de que al recordar ese sabor amargo que dejan los errores voluntarios, se nos quiten las ganas de volver a cometerlos.

Y te comparto la frase de un libro cuyo nombre se me escapo ahorita: "Para atras, ni para tomar vuelo."

Un saludo, un beso y una invitacion a mi blog. Veras que hablo mucho de amores pasados, y penas que se arrastran, pero escribirlos es parte de mi terapia para superarlos, por eso puedo sonreir.

alinitaxula dijo...

hola acabo de descubrir tu blog y me ha encantado.
Animo mujer, que los bajones son normales.... trata de controlarlos y que no sea al revés un saludo y abrazo desde santiago de compostela
alina

LinkWithin

Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin